lunes, 5 de marzo de 2012

Otra miniatura calcárea

Violín: sordo gemido
de un cuerpo que adolece,
que aún se humilla al verlo.

4 comentarios:

  1. Me dejaste contando sílabas. Parecía haiku...

    ResponderEliminar
  2. Mmmm... Si le sacás "violín" al primero y "al verlo" al segundo, se da. Servido.

    Sí, haiku. Pero sólo por la cuestión métrica. Vos viste que los de las sílabas es sólo una de las cuestiones del haiku tradicional. Otra, por ejemplo, que aparezca una de las cuatro estaciones.

    Saludo.

    ResponderEliminar
  3. Che, me gusta la "versión haiku". Es mucho más sugerente. No sabía (o había olvidado) lo de las cuatro estaciones. Igual, no hay por qué ser tradicional.

    Abrazo...

    ResponderEliminar
  4. Claro. Fijate lo que se cuenta de los haiku de Kerouac: lo son todo, menos tradicionales (bucólicos, ponele). Para mí, el poema sin la palabra "violín" queda demasiado sugerente: me falta el qué o quién es todo eso. "Violín", etc.: una especie de definición.

    ResponderEliminar