martes, 8 de marzo de 2011

Éste soñó de nuevo

Este que ves, pelele del emblema
pertinaz y caliente
de su deseo, llama inconducente
y origen del poema;

este que escribe, vacuo, rebotado
por las minitas mil,
inane, pesaroso, fofo abril
de rostro cortajeado:

éste soñó de nuevo
caricias y canciones,
caderas y pezones,

ardido por un cebo
que mintió sin medir.
Y tener que fingir.

8 comentarios:

  1. Te leo con un gusto inexplicable. Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, querida Mimo. Contento, la verdad, de tener lectora fiel. Ahí te agregué al messenger, a ver si chateamos un poco. Beso. Y sigo leyéndote, también. :-)

    ResponderEliminar
  3. Tamarit, me encantó, es de esos poemas tuyos que me pone loca la imaginación, con ganas de hacer cosas pero al mismo tiempo llenándome la cabeza de imágenes de lo que quizá quisiste decir, léase, me alborota mis conceptos y los que imagino tuyos. Un gran saludo.

    ResponderEliminar
  4. Estimado, tarde lo descubro honrando mi blog en el sitio de seguidores, y con sonrojo asisto a que lea mis torpezas literarias que sin descaro le infrinjo al mundo, so pretexto de la posibilidad que la red de redes nos otorga.
    Vengo entonces hasta aquí a ofrecerle mi agradecimiento y mi abrazo fraternal.
    Nos estaremos leyendo.
    (...si, es una amenaza.)

    ResponderEliminar
  5. Acepto el desafío, mi estimado V. No estoy escribiendo mucho últimamente, pero bien que estoy dispuesto, yo también, a asestarle algún que otro poema. Guarda.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Muy bonito poema!!!!! mis felicitaciones.

    ResponderEliminar
  7. Gracias, Victoria, gracias por pasar.

    ResponderEliminar