sábado, 15 de enero de 2011

Flor o lazo perdido

Nombre redondo el tuyo. Escucho música
y se me viene, y lo barajo apenas,
sin que por eso vuelvan -no hay regreso-
esas dos manos tuyas como cuenco,
la vez que me pedías que apartara
un poco al menos mi
carácter, para así
comenzar algo juntos. Tu figura,
la borrachera, el cana: aguada escena,
ahora, en esta silla, esta mañana,
y mi vecina parte
para el laburo, y yo
hago lo mío. Sólo un entimema
que en mi interior se dijo, un sello, cuando
hice una pausa y me dejé llevar
por este blues de Frisell que -sabés-
nunca oirás ni yo
silbaré para vos. Sólo una pausa,
y este asalto periódico, medido,
a una hacienda infinita 
al que ojalá tu Macintosh
dejara ya de frecuentar, flaquita.

2 comentarios:

  1. No me preguntes qué tiene este poema porque no sabría definirlo pero, simplemente, me encantó. Es tan espontáneo como un suspiro...

    Un beso grande, señor poeta cordobés.

    ResponderEliminar
  2. ¡Carito! ¡Tanto tiempo! Gracias, che. Y nada de eso de "señor...", señorita: llamame simplemente Pablito.

    Beso.

    ResponderEliminar