jueves, 9 de diciembre de 2010

Lost Life

¿Qué fue, después de todo,
escribir poesía?
El calor atenaza,
no hay labios que me besen,
que me busquen, que quieran,
y esta ciudad dormida
es sólo la esperanza
de que vuelva a llover.

¿Qué fue, después de todo,
vivir el resplandor?
Di cuenta, con errores,
con ripios, de la luna
que crece como C;
y las chicas pasaban,
esbeltas, socarronas,
efímeras, salvajes.

¿Era amor, era asombro,
era miedo, era huir?
Solterón de mascotas,
casita inmunda, libros
que callan, impertérritos,
Art Pepper ya me dijo
qué sentir cuando el debe
te dibuja, fantasma.

3 comentarios:

  1. Ok(sin acentos esta m{aquina; me gusta {este, che; se ve que te hizo bien el embole que te agarr{o.

    ResponderEliminar
  2. ¿Qué fue? ¿Qué es? ¡Es vida, estimado poeta nocturno!

    ResponderEliminar
  3. Querida, Carito, gracias por pasar. :-) Lo que yo quería decir (se ve que lo escribí mal) es que, no sé si la verdadera vida, pero una más... ¿real? se me iba de las manos, mientras que yo atendía a fantasmas.

    Gran beso, flaquita.

    ResponderEliminar